prueba alt

Conferencia del Dr. Wilhelm Brass sobre como procurar huesos sanos

Autor: Lic. Ricardo García

El 30 de mayo de 2005 la Federación Canófila Mexicana tuvo el honor de contar con la presencia del doctor Wilhelm Brass y la doctora Margarita Durán colaboradora del doctor Brass en las investigaciones sobre displasia de cadera y displasia de codo canina.

El doctor Brass realizó su doctorado en la Universidad de Hannover Alemania, actualmente es el Presidente de la Comisión Científica de la FCI (Federación Cinológica Internacional), Director Técnico para el control de la displasia en la SV (Verein für Deutsche Schäferhunde- Club Alemán donde se originó la raza de Pastor Alemán), conferencista internacional y autor de innumerables trabajos científicos.

Las conferencias presentadas por el doctor Brass y la doctora Durán tuvieron por objeto orientar a los criadores mexicanos, sobre la importancia de hacer un crianza responsable, que reduzca la posibilidad de producir ejemplares que padezcan displasia, mediante la óptima selección de los reproductores, el manejo ambiental adecuado, con una sanidad correcta (cargas parasitarias controladas) y de una adecuada nutrición. A continuación se presenta un resumen de dichas conferencias:

Displasia de cadera

La cadera es una articulación (coxofemoral) que pone en juego el acetábulo con la cabeza del fémur. El acetábulo es una cavidad en la que se inserta la cabeza del fémur, en presencia de una mala congruencia, la cabeza del fémur no penetra suficientemente en el acetábulo y éste no recubre adecuadamente dicha cabeza. La displasia de cadera consiste en una malformación de la articulación coxofemoral ligada al periodo de crecimiento que produce inestabilidad en esta articulación.

Los perros con displasia tienen dificultad para levantarse, dar los primeros pasos y en casos graves no pueden caminar.

Esta enfermedad es multifactorial, los elementos que determinan la gravedad de la enfermedad son el factor genético y el factor ambiental. Respecto del factor genético los criadores pueden seleccionar ejemplares con caderas óptimas y en el caso del factor ambiental las influencias negativas pueden venir de las condiciones en las que se críen los cachorros, por ejemplo: exceso de peso, exceso de proteínas y de energía, así como un alto consumo de calcio.

La sobrealimentación es un fenómeno típico en los criadores y propietarios, ya que quieren tener un cachorro grande y fuerte, confundiendo un cachorro gordo con un cachorro sano, y es así que les dan una cantidad de alimento excesivo generando sobrepeso. El esqueleto de un cachorro no está diseñado para soportar esta cargar excesiva, existe una desproporción entre el peso corporal y el crecimiento esquelético. Para ilustrar esta situación se hizo la analogía del esqueleto del cachorro, con un gancho para colgar ropa hecho de alambre delgado, al cual se le quiere colgar un abrigo grande y pesado, ¿qué pasa con el gancho? Se vence; así el esqueleto del cachorro en crecimiento con cargas excesivas se vence generando la displasia.

La nutrición de la madre, durante el periodo de gestación también participa en el desarrollo articular de la camada, es muy importante la nutrición del cachorro desde que nace hasta el año de edad para la formación de los huesos.

El balance nutricional es uno de los factores críticos en el crecimiento óseo del perro, un cachorro debe de consumir alimento especialmente diseñado para cachorro, debido a que es un alimento balanceado y no debe adicionarse a la dieta calcio. El exceso de calcio produce retardo en la maduración del hueso, retardo en la maduración del cartílago, inhibición de la actividad osteoclática (formación de hueso).

Otro fenómeno típico en los criadores y propietarios es someter a los cachorros a un exceso de ejercicio, es decir un entrenamiento precoz. Hay que considerar que sus cartílagos no están maduros y demasiado ejercicio produce un exceso de fricción en las articulaciones, las cuales pueden dañarse en los cachorros. Un padre no llevará a su hijo de cuatro años a realizar un ejercicio formal a una pista de atletismo, sometiéndolo a un ejercicio excesivo con el afán que éste gane una competencia, es lo mismo con los cachorros no deben someterse a un ejercicio desproporcionado por el bien de su salud. La natación sería un ejercicio óptimo en el cual la estructura ósea no carga el peso y las articulaciones se refrigeran con el agua.

Los signos de la enfermedad son dolor, claudicación, dificultad al moverse, mal carácter, actitud antálgica. La actitud antálgica tiene que ver con la postura que adopta el ejemplar con el problema y para explicarla analicemos el concepto centro de gravedad.

Cada cuerpo tiene un centro de gravedad, en el cual convergen las líneas de fuerza gravitacionales de todas las partículas que componen al mismo. Un perro con actitud antálgica desplaza su centro de gravedad hacia el frente para evitar el dolor en la articulación de la cadera.

Clínicamente la enfermedad puede no presentar síntomas durante años e iniciar la sintomatología de manera progresiva, aguda o intermitente. Los ejemplares con problemas en la cadera con actitud antálgica arrastran las patas traseras al caminar.

La estabilidad de la cadera depende de la correcta conformación de tan delicada articulación y el justo equilibrio de sus componentes, al mantener la cabeza del fémur en el fondo del acetábulo.

El examen radiológico es el único método de diagnóstico aceptado mundialmente.

Para realizar una radiografía oficial se debe incluir en la placa:

La radiografía debe tener un tamaño de 30 x 40 centímetros.

La imagen debe ser de buena calidad. Para ello se necesitan equipos radiológicos de potencia adecuada, de modo de poder obtener imágenes con buena definición y buen contraste. La obtención de una buena imagen implica no solo el aparato de rayos X sino también la calidad en los chasis, pantallas, bucky y en las técnicas de revelado.

La posición “I” con los miembros posteriores extendidos, y el animal en posición ventrodorsal. Está correctamente posicionado cuando la pelvis se presenta simétrica. Las alas iliacas se encuentran perfectamente iguales. Los agujeros obturadores están simétricos y del mismo tamaño entre sí. Los fémures extendidos y paralelos a la mesa y paralelos entre si. Se debe realizar una rotación interna de los fémures de modo que las rótulas se ubiquen en el centro de los cóndilos femorales y que queden a la altura de los sesamoides.

Los tipos de cadera de acuerdo al estándar de la Verein für Deutsche Schäferhunde (SV) son:

Las tres primeros tipos de cadera son permitidos en la crianza de Pastor Alemán los tipos D y E se excluyen.

Un diagnóstico erróneo, conlleva a utilizar o a desechar un ejemplar en forma equivocada en la crianza, ya sea incorporando genes displásicos o evitando criar con un ejemplar que en realidad está libre de displasia. Un mal diagnóstico, tira por tierra los esfuerzos realizados durante muchos años de selección.

Displasia de codo

La anatomía del codo es una anatomía complicada no es tan fácil como la cadera que tiene un fémur y un acetábulo. La displasia de codo tiene diferentes localizaciones dentro de esta anatomía, existen tres procesos independientes que tiene responsabilidad en la malformación.

Actualmente en la SV de Alemania el examen de codo es obligatrio.

La FCI clasifica con los siguientes grados a nivel internacional:

Para displasia de cadera:

Para displasia del codo:

La SV llama tradicionalmente el grado C noch zugelassen lo que significa todavía permitido.

 

Nuestros Reproductores


Thumbnail Image 1

Franko vom Jokama

Hijo del 2 veces Sieger Alemán
Padre: VA1 Remo Fichtenschlag SchH 3
Madre: VA1 *Datschy Intercanina SchH 1

Thumbnail Image 1

Volkan vom Garikhaus

Hijo del 2 veces Sieger Alemán
Padre: VA1 Ballack Brucknerallee IPO3
Madre: SG1 V*Quena Garikhaus IPO 1

Thumbnail Image 1

Polok vom Garikhaus

Hijo del 2 veces VA Alemán
Padre: VA Etoo Wattenscheid SchH3 FH1
Madre: SG1 V*Quena Garikhaus IPO 1